El Ayuntamiento recuperará 200 colmenas del yacimiento apícola de Porxinos de época íbera

colmena2 El enclave Fonteta Ràquia se descubrió en 2008

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha elaborado un plan de ruta para recuperar el yacimiento apícola de Porxinos de época íbera y único en toda España para convertirlo en un atractivo turístico con ayudas económicas a las administraciones públicas.

El yacimiento apícola de Porxinos está considerado como uno de los enclaves más valiosos en este tipo de construcciones por el estado de conservación y porque se trata de una parte importante de los restos que de la época íbera se conservan en la localidad y que servirán en un futuro para analizar diversos aspectos de la época.

El descubrimiento del yacimiento Fonteta Ràquia se produjo durante las labores de excavación que se llevaron a cabo en el año 2008 sobre una extensión de 500 metros cuadrados que se podría ampliar en los próximos años a los 1.000 metros cuyo origen se remonta al Siglo III antes de Cristo y que formaría parte de una extensión más grande en la antigua Edetania.

Su ubicación en la vertiente de una colina orientada al sur o al sureste es idónea para que las abejas puedan comenzar su labor de rastreo desde primeras horas de la semana, junto al camí de Xest, en el área de Porxinos. En la zona también existía un nacimiento de agua que aportaba su dosis ideal para que las abejas puedan diluir el alimento con las larvas y convertirlas en miel. Los restos descubiertos pertenecen a dos ocupaciones ibéricas y diferenciadas en el tiempo, coincidente con las fases de abandono o de reestructuración.

Los vestigios arqueológicos hallados de la primera fase revelan que se tratan de piezas en estado fragmentario, con existencia de muros de adobes sin zocálo ni cimentación. Sin embargo, la segunda fase es la que dispone de una mayor identificación con la época al conservarse todavía un edificio de 19 metros de largo y cinco compartimentos en su interior, de 6 a 9 metros de ancho. Además, en esta área se localizaron abundantes restos, hasta 140 kilogramos de fragmentos, que equivaldrían a alrededor de 200 colmenas.

El objetivo actual del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria pasa por llevar a cabo un plan de actuaciones de recuperación de todos los vestigios tanto de los restos y fragmentos de las labores de 2008 como de los futuros hallazgos que serán posibles en una nueva intervención basada en una excavación generalizada en la zona.

Entre el material recuperado hasta ahora en Fonteta Ràquia destaca una variedad notable de tipos y formas, con presencia de ánforas, tinajas y tinajillas para diversos fines, además de vajilla destinada a un uso doméstico, como los platos, las tapaderas o cerámica de cocina, con un carácter de hábitat permanente. Las colmenas se podían elaborar a partir de diversos materiales como la madera, el corcho, las cañas, la cestería o, incluso, el barro.

La Fonteta Ràquia, englobada en la actividad de la antigua Edeta de la que distan 10 kilómetros de distancia, se convirtió en un asentamiento especializado en la producción de miel entre los siglos IV-III antes de Cristo, de forma que además en ella vivía, posiblemente, una familia para evitar hurtos en las colmenas y controlar con mayor eficacia su elaboración.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha subrayado la necesidad de «estudiar con mayor profundidad y detenimiento este enorme hallazgo único en España para estudiar una época muy importante como los íberos y que en un futuro se puedan convertir en una aliciente para que vengan los turistas y los visitantes, además de que podremos instalar un centro de interpretación para una mayor divulgación».

 

 

No hi han comentaris

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.