Instalan pantallas acústicas en la CV-336 para aislar del ruido la residencia de mayores

carreteras

La Diputació de València actuará en el tramo entre San Antonio de Benagéber y Bétera

La Diputació de València va a iniciar en las próximas semanas la redacción del proyecto de ‘Medidas correctoras de impacto acústico en los grandes ejes viarios de la Red de Carreteras de la Diputació de València’ para reducir los niveles de ruido percibidos en los centros docentes y asistenciales ubicados en el entorno de las carreteras CV-310, CV-670, CV-368 y la CV-336, entre San Antonio de Benagéber y Bétera junto a la residencia de mayores del primer municipio.

Todas estas vías soportan una intensidad de circulación superior a los tres millones de vehículos al año. Esta última transcurre

El objetivo de esta actuación, ha explicado el diputado de Carreteras, Pablo Seguí, es “mejorar la calidad de vida de las personas que se dan cita a diario en estos centros y que deben soportar unos niveles de ruido que rebasan los objetivos de calidad acústica, como consecuencia de tener cerca la carretera y que nosotros, como titulares y gestores de la vía, tenemos la obligación de minimizar”.

En los últimos años, el área de Carreteras ha impulsado diversos proyectos destinados a minimizar el ruido producido por la elevada intensidad del tráfico en zonas consideradas “sensibles”, por estar cerca de centros escolares, asistenciales o residenciales. Estas actuaciones se han desarrollado en algunos casos de forma integrada en actuaciones globales de mejora de la carretera, como en el caso de la CV-370 entre Manises y Riba-roja, y en otros mediante proyectos específicos, como en el caso de la CV-336 entre San Antonio de Benagéber y Bétera.

El proyecto actual, cuya redacción ha sido adjudicada a la empresa Typsa, que cuenta con un plazo de ejecución de 12 meses y un presupuesto de 67.000 euros , forma parte de estos últimos y con él se busca dar solución a aquellas zonas de rebase de los objetivos de la calidad acústica que, según los planes de acción aprobados en junio de 2014 a partir de los Mapas de Ruido elaborados por la institución provincial, coincidían con edificios sensibles y se podían resolver mediante pantallas acústicas.

Estas zonas son el entorno de las Escuelas Profesionales Luis Amigó, en Godella; la residencia de San Antonio de Benagéber, el Colegio Escuela 2 de Infantil, Primaria y Secundaria y el colegio Palma, ambos en Paterna; y la residencia de ancianos de Miramar. Son todos centros escolares y residenciales en los que la elevada intensidad de tráfico de las carreteras junto a las que se encuentra provoca elevados niveles de ruido que es necesario mitigar, mediante el establecimiento, en este caso, de pantallas acústicas.

 

 

No hi han comentaris

Respon

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.