«La vacuna es la única arma que nos puede salvar del virus»

Elena García, en el edificio Multiusos de Llíria. FOTOS: PAU TINEO (INFOTÚRIA).

Elena García, adjunta de la dirección de Primaria del departamento Arnau-Llíria

Acompañamos a los profesionales sanitarios del departamento de salud Arnau-Llíria en el edificio Multiusos de Llíria en las primeras horas de la vacunación de los trabajadores de los centros docentes de los municipios de Camp de Túria, la Serranía y Rincón de Ademuz. Elena García, adjunta la dirección de Primaria, nos explica cómo está viviendo en primera línea este ensayo de la próxima vacunación masiva del resto de la población.

¿Cómo está siendo este arranque de la vacunación masiva de los docentes?

Llevaba muchos días sin dormir pensando en las colas, los rechazos y no está siendo así a pesar del parón, ha vuelto la confianza. Los profesores han vuelto con confianza y con ganas. En dos horas hemos vacunado a más de 500 personas. Estamos muy contentos porque desde el primer momento ha ido muy fluido. Los profesores son muy colaboradores. Vienen contentos. Realmente pensábamos que iban a venir con más miedo y que íbamos a tener que calmarles, que tranquilizarles y no ha sido así. Si al principio vienen con un poco de precaución, en cuanto nos ven, se van animando. Muchos de ellos son, curiosamente, profesores de la infancia de las enfermeras que están pinchando.

¿Cómo es el circuito que se ha establecido?

Contamos con la colaboración del Ayuntamiento de Llíria y de la Policía Local y de los propios centros educativos en las instalaciones. Hay un control de temperatura en la puerta y una vez dentro, un responsable de los centros registra a los profesores, pasan a la zona de triaje, donde les preguntamos en una hoja si han marcado algo. Si tienen alguna duda hay un médico para que terminen de consultar cualquier cosa que no tengan claro. La mayoría dicen que no tienen nada y que quieren vacunarse y pasan a la zona de vacunación, donde las compañeras conforme les pinchan registran su vacuna. Eso es muy importante porque nada más salgan de aquí pueden descargarse un certificado de vacunación ahora con la primera dosis y cuando tengan la segunda, con la segunda. Los ciudadanos una vez vacunados pueden entrar en una página web que les hemos facilitado y descargarse su propio certificado de vacunación.

El modelo de Llíria funciona para llevar a cabo la vacunación masiva

¿La experiencia les está sirviendo de ensayo general para la ansiada vacunación masiva de la población?

Efectivamente. Esto nos sirve para ver cómo funciona y darnos cuenta de qué cosas podemos mejorar, pero son pocas porque está funcionando tan bien que con este modelo nos podríamos poner mañana a hacer la vacunación masiva, como estamos haciendo ahora 8 de la mañana 9 de la noche. Los profesionales sanitarios no queremos escatimar horas, aunque se las quitemos a nuestros descanso, a nuestro ocio o a nuestra familia. Mientras haya vacunas no vamos a parar de vacunar. En cuanto tengamos vacunas, de sol a sol. Lo que queremos es vacunar a todo el mundo, tenemos muchas ganas de que todo esto se solucione, que sea una pesadilla que ya ha pasado y que en verano, aunque con precauciones, pero podamos llevar una vida más normalizada. Con dosis suficientes y con este modelo que tenemos aquí en Llíria podemos vacunar a todo el departamento -310.000 habitantes- muy rápido, porque funciona, lo hemos visto aquí.

¿Se ha registrado alguna incidencia en esta primera jornada?

Se ha establecido una zona de espera donde deben permanecer 15 minutos para comprobar si se produce alguna reacción. En la espera no hemos tenido ningún problema. Lo que vemos es que los profesores están contentos de haberse vacunado. Mucho mejor de lo que esperábamos en ese sentido. El ambiente es muy alegre, la gente está bien. Teníamos miedo de que dudaran de la vacuna, de que tuviéramos que dar más explicaciones, pero no está siendo así.

¿Ha habido menos rechazo del esperado después de la suspensión inicial?

No ha habido tanta duda como nos temíamos, ni tanto problema. Se está cumpliendo la citación. Es una vacuna que a nivel científico se ha demostrado su eficacia y su seguridad. Nosotros estamos todos convencidos de ella porque las evidencias cientificas así lo avalan.

Los profesionales sanitarios no queremos escatimar horas

Los docentes, además, ha sido un colectivo que, además del sanitario y las fuerzas de seguridad y emergencias, ha sufrido especialmente el estrés de esta crisis a diario.

Han estado muy estresados. En el departamento Arnau tenemos 400 colegios. Les hemos atendido cuando tenían un caso en las aulas y ha habido mucho miedo, pero también mucha colaboración. Lo han vivido con mucho estrés, con ansiedad, lo han pasado muy mal y esto les va a tranquilizar mucho a la hora de realizar su trabajo, el saber que están vacunados. Aunque en las aulas se llevan unas medidas estrictas, hemos tenido algún caso, pero los colegios están funcionado muy buen gracias al esfuerzo del profesorados. Además cuando un profesor es el que está contagiado contagia más a la clase porque está de pie, hablando y ahora es una seguridad para los niños y los padres que los profesores estén correctamente vacunados.

vacunación lliria

¿Cuándo está prevista que se inicie la esperada vacunación masiva?

Cuando hayan dosis suficientes. Se podrán más puntos de vacunación como este para que todos los ciudadanos tengan uno en su pueblo o cerca. Ya están los espacios preparados, los circuitos, los profesionales, solamente quedaría citar a la población. Después de ver la experiencia de hoy estoy convenida de que va a ir muy bien.

Desde su experiencia que ha vivido la crisis sanitaria en primera línea, ¿por qué anima a la gente a vacunarse?

Yo animo a la gente a que se vacune porque esto es una pesadilla de la que tenemos que salir. Esta es la única arma que nos puede salvar del virus, el vacunar la mayoría de la población, el que las personas vulnerables estén vacunadas y que dentro de dos años hablemos del coronavirus como una pesadilla que ha pasado. Puede que venga otro virus dentro de 10 20 años, no lo sabemos pero de este tenemos que salir, recuperar la economía, el abrazo con nuestros mayores, la tranquilidad de la gente al ir por la calle. Esta es la batalla que tenemos que hacer todos, vacunarnos, ganarle al virus y ya está.

¿Cómo ha vivido este año de pandemia?

A veces pienso que este año es como si hubiera trabajado cinco. Hemos estado horas, con mucho sufrimiento, hemos hablado con muchas personas que han perdido a familiares o que estaban enfermos y los has visto muy mal, viendo a compañeros que se estaban muriendo. Han sido momentos muy duros, pero la vacuna también nos da a nosotros esperanza de que esto va acabar, que no siempre va a ser así porque a este ritmo no se puede aguantar. Después de haber visto tantos dramas, esto es alegría y esperanza. Tenemos una agencia reguladora nacional y europea que se encargan de ver los ensayos clínicos, estudiarlos en profundidad y cuando nos dicen que las vacunas son buenas y eficaces es porque es así y tenemos que confiar.

Los docentes han pasado mucho estrés y la vacuna es una tranquilidad para ellos

¿Y cómo están viviendo los sanitarios este proceso de vacunación?

Las compañeras se ofrecen voluntarias aunque no les toque si se necesita más gente incluso sin cobrar. A nosotros esto nos hace ilusión y es la parte que queremos sacar adelante. Es nuestra gran esperanza, poder vacunar a la gente. Problemas por parte de sanitarios no va a haber ninguno. La cuestión es que tengamos las suficientes dosis, que se vayan aprobando vacunas, porque no hay buenas o malas, todas están filtradas por los organismo reguladores, tenemos expertos en Europa y en España en los que hay que confiar en estos expertos.

¿Están recibiendo muestras de agradecimiento en esta jornada por parte de los trabajadores que vienen a vacunarse?

Todos los profesores están super agradecidos y te lo dicen. Nosotros les decimos que hay nada que agradecer es nuestra profesión y nuestra obligación. Hacemos nuestro trabajo encantados.

Para aquellos que están citados en las próximas tres jornadas y que tienen alguna reticencia a la vacuna, ¿que les diría desde aquí?

Se han puesto 17 millones de dosis. Es una vacuna estudiada y no hay que dudar y pensar que hay organismos reguladores. Tenemos que confiar en el sistema sanitario. Respecto a los efectos secundarios, yo les aconsejaría que no se tomen nada antes, que esperen y que tener algo de fiebre o dolor de cabeza o de brazo es normal. La fiebre es un síntoma de que el cuerpo ha detectado el virus y que está luchando para generar los anticuerpos. Lo que se inyecta es una parte de virus que no puede provocar la enfermedad. La vacuna tiene la misma tecnología se utiliza en la fabricación de en otros vacunas. Lo que es nuevo es el virus. Esperemos que esto sea la batalla y el final.

No Comments Yet

Respondre

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà